Este estudio, el segundo que se realiza, arrojó que entre 2008 y 2013 se incrementó en Colombia el consumo de alcohol y sustancias ilícitas siendo la marihuana la sustancia cuyo consumo evidencia el mayor incremento.

“Los resultados del estudio son una campana de alerta para las autoridades con el propósito de construir una política seria como la que hoy estamos presentando, basada en la evidencia y en un marco de Derechos Humanos, respetando las libertades individuales”, indicó el Ministro de Salud y de la Protección Social de Colombia, Alejandro Gaviria Uribe.

El Viceministro de Política Criminal del Ministerio de Justicia, Miguel Samper Strouss, explicó, por su parte, que actualmente el 30 por ciento de personas privadas de la libertad en las cárceles colombianas (alrededor de 30.000 internos), lo están por delitos relacionados tráfico de estupefacientes; y cuestionó el que menos de un centenar de estos reclusos corresponden a grandes narcotraficantes.“El país tiene que tomar un  nuevo horizonte en la lucha contra las drogas y para ello las políticas deben estar basadas en evidencias, implica que Colombia lleve esta discusión a escenarios internacionales. Y estamos liderando esta discusión en el hemisferio”, indicó Samper. 

Según la investigación, el uso de bebidas alcohólicas aumentó 2 puntos porcentuales en el país, pasando de estar en un 33.8 por ciento en 2012 a 35.8 por ciento en 2013. El estudio estima que el incremento puede explicarse por el aumento del consumo de esta sustancia en las mujeres entre los 18 y los 34 años, y en los estratos 1 y 2. Además se demuestra que alrededor de 2.5 millones de personas en Colombia presentan un consumo riesgoso o perjudicial de bebidas alcohólicas, de las cuales 1.9 millones son hombres y 0.6 millones son mujeres.

Otro de los hallazgos importantes del estudio fue el “aumento significativo en el uso de cualquier sustancia ilícita”, como marihuana, cocaína, basuco, éxtasis o heroína. El aumento se evidenció en quienes afirmaron haber usado alguna de estas sustancias en el último año, cifra que aumentó de 2.6 por ciento a 3.6 por ciento. Este último incremento se explica según el estudio por el aumento en consumo entre los hombres, en el grupo de 18 a 24 años y en los estratos 1, 2 y 3.

Leer el artículo completo.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.