La retardación de justicia, la desproporcionalidad de penas entre delitos comunes con los relacionados a producción, tráfico y consumo de sustancias psicoactivas, la detención preventiva en el sistema judicial en Bolivia ha ocasionado sobrepoblación y hacinamiento en los recintos penitenciarios, esta circunstancia ha impulsado al Presidente del Estado Plurinacional Evo Morales, tratar de equilibrar la justicia e implementar decretos de Indulto y Amnistía.

Esfuerzos del gobierno, la sensibilización de la sociedad y el régimen penitenciario coadyuvan en cambiar esta realidad.

Del 16 de septiembre de 2013 hasta el 8 de enero 2014, el resultado de la aplicación de la medida de indulto y amnistía benefició a 227 personas privadas de libertad.

Sin embargo son todavía insuficientes las medidas que les permitan ser consideradas personas de derecho. Alrededor de 14.500 personas están en privación de libertad en Bolivia, la libertad de la medida beneficia al 1.56 %.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.