En marzo de 2014, la comunidad internacional se reunirá en la Comisión de Estupefacientes (CND) de las Naciones Unidas para revisar los avances y los desafíos en el ámbito de la fiscalización internacional de drogas desde que se adoptó la Declaración Política sobre drogas en 2009. Dado que la Declaración Política persigue que los Estados “eliminen o reduzcan considerable y mensurablemente” el uso, la oferta y la demanda de drogas controladas para el año 2019, este encuentro ofrece una oportunidad significativa para realizar una evaluación sincera y para reconocer que estos objetivos no se están alcanzando. Teniendo en cuenta que dentro de solo dos años, en 2016, se celebrará una Sesión Especial de la Asamblea General de la ONU (UNGASS) sobre el tema, este es un momento excepcional para la política internacional en el campo del control de estupefacientes.

Con miras a respaldar estos debates, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) ha publicado dos documentos importantes: “Contribución del Director Ejecutivo de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito al examen de alto nivel de la aplicación de la Declaración Política y Plan de Acción sobre Cooperación Internacional en Favor de una Estrategia Integral y Equilibrada para Contrarrestar el Problema Mundial de las Drogas” y “Disposiciones relativas a políticas de drogas de los tratados de fiscalización internacional de drogas”.

Ambos documentos formalizan una retórica emergente de la ONUDD que hemos visto desarrollarse en los últimos años: que las políticas de drogas deben centrarse más en la salud que en la delincuencia, pero que los tres instrumentos internacionales en la materia4 –en su versión actual– proporcionan una flexibilidad suficiente para ello. Este enfoque es más que bienvenido, ya que llega tras años de incidencia específica en la ONUDD para apoyar este giro en su posición, pero los documentos citados son también restrictivos en la medida en que buscan contener los llamamientos para que se revisen o se modifiquen los tratados internacionales. De acuerdo con los puntos de la Declaración Ministerial Conjunta que se está negociando previamente a la reunión de la CND en marzo, en esta nota para la incidencia política revisa estos dos documentos de la ONUDD desde el punto de vista de “los avances”, “los desafíos” y “los caminos de futuro”.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.