La prohibición de las drogas ha marcado profundamente la historia de Colombia. El mercado declarado ilícito de sustancias psicoactivas ha sido una sombra detonadora de restricciones a derechos, políticas inefectivas y vulneraciones graves en contra de distintas poblaciones en situación de vulnerabilidad. Este status quo adquirió diversas formas y políticas durante el conflicto armado y ha logrado trascender al escenario del posacuerdo de paz.

Desde Elementa consideramos que la labor de monitoreo de las acciones del Estado colombiano en materia de política de drogas es fundamental para visibilizar los impactos de las estrategias de la prohibición y proponer desde la evidencia, una ruta que dirija al país hacia una política de drogas con enfoque de derechos y justicia social.

Bajo dicha premisa, surge Radiografía sobre la política de drogas en Colombia 2018-2022. Esta iniciativa tiene como objetivo proponer una herramienta viva de monitoreo que incluya los tres poderes de gobierno, abarque temáticas relacionadas tanto con la oferta como la demanda y permita contar con una fotografía integral de la política de drogas en el país para impulsar cambios sustantivos en la materia.

Este ejercicio de cuatro años de monitoreo da cuenta de las políticas impulsadas durante la administración del presidente Iván Duque y los efectos de las mismas, los debates al interior del Congreso y la construcción de estándares desde las altas cortes del poder judicial.