En 2016, la Sesión Especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre Drogas (UNGASS) hará una invitación a reflexionar sobre los impactos de la política global de drogas durante las últimas dos décadas y propondrá una ruta para el futuro. Este proceso, realizado por última vez en 1998, llega en un momento de cambios significativos en las políticas de drogas tanto a nivel de los países como de las regiones. La UNGASS de 2016 representa una preciosa oportunidad para reevaluar el enfoque global hacia las drogas y avanzar hacia políticas motivadas por verdaderas preocupaciones de salud que puedan atender efectivamente los tres pilares de las Naciones Unidas, a saber, paz y seguridad, desarrollo y derechos humanos.

Hacemos un llamado a todos los actores nacionales e internacionales relevantes (incluyendo a los Estados Miembro y agencias de las Naciones Unidas) para que asuman el compromiso de revisar formalmente las métricas utilizadas para evaluar las políticas de fiscalización de drogas, y prioricen indicadores que provean evidencia científica sobre el impacto de las drogas y las políticas en las comunidades. Lo que es más, este compromiso de revisar el conjunto de indicadores utilizados para monitorear el impacto de las drogas y las políticas de drogas debe ser un resultado oficial del proceso UNGASS 2016.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.