Los jefes de prisiones del Reino Unido pidieron este 25 de abril al Gobierno de David Cameron una revisión "esencial" de la política contra las drogas en el país, ya que la actual provoca el aumento de los presos y en consecuencia del coste para el contribuyente.

La Asociación de Jefes de Prisiones (PGA, por sus siglas en inglés) considera que la penalización en materia de drogas de Clase A (como la cocaína) provoca que los toxicómanos delincan para poder adquirir las sustancias ilegales.

"Un segmento sustancial de la población que está en prisión ha sido condenada por crímenes de baja categoría cometidos para poder financiar su adicción", señaló el presidente de PGA, Eoin McLennan-Murray.

"Se necesita desesperadamente una revisión fundamental de la política basada en la prohibición", subrayó el presidente, cuya asociación se alió con la campaña internacional Count the Costs (Cuenta el Coste), en contra del acercamiento coercitivo en la legislación antidroga.

Lea aquí el artículo completo.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.