Por Ibán de Rementería, Red Chilena Reducción de Daños

La ONU por medio de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) ha manifestado en su Informe Anual 2012 su mayor preocupación ante el hecho de que en los Estados Unidos de América los estados de Washington y Colorado hayan aprobado por consulta popular el uso recreativo de la marihuana, lo que contraviene claramente los tratados internacionales para la fiscalización de drogas. A lo anterior se agrega el hecho de que otros 18 estados de la Unión Americana  tengan aprobado el uso medicinal de la marihuana, lo que permite su fácil desvío al uso recreativo.  Situaciones ante las cuales:  “La Junta destaca la importancia de la aplicación universal de los tratados de fiscalización internacional de drogas por todos los Estados parte e insta al Gobierno de los Estados Unidos a que adopte las medidas necesarias para garantizar el pleno cumplimiento de los tratados de fiscalización internacional de drogas en la totalidad de su territorio”. 

Las JIFE ve otras amenazas al cumplimiento de los tratados sobre drogas en Bolivia y Uruguay.  El Gobierno de Uruguay al proponer el establecimiento de un sistema de provisión comercial de cannabis gestionado por el estado plantea una situación similar a la de los Estados Unidos de América.  En el caso de Bolivia este estado  cuando denunció y se salió de la Convención de 1961 para volver a adherirse este año con una reserva respecto  a la prohibición del cultivo y uso de la hoja de coca, estaría instaurando la posibilidad de recurrir tal práctica para cualquiera otro país a propósito de cualquier otra conducta controlada por las convenciones de drogas. El hecho de que la gran mayoría de los estados miembros de la ONU no hayan objetado la reincorporación de Bolivia al tratado en referencia,  la decisión contó con el apoyo de 168 países y la objeción de 15, indica que esa gran mayoría no está de acuerdo con las políticas de drogas que la JIFE insiste en sostener.

A no dudarlo el conflicto principal en la “guerra de las drogas”  paradojalmente  está enfrentando a los Estados Unidos de América con la Naciones Unidas. Sin embargo, este hecho es una gran oportunidad  para  instalar una nueva mirada e intervención del asunto de las drogas en la  próxima Asamblea General Extraordinaria de las Naciones Unidas sobre Drogas a realizarse en 2014.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas