Por COPOLAD - Programa de Cooperación entre América Latina, el Caribe y la Unión Europea en Políticas sobre Drogas

El Programa de Cooperación entre América Latina, el Caribe y la Unión Europea en Políticas sobre Drogas (COPOLAD II), es un programa birregional de cooperación financiado por la Comisión Europea a través de EuropeAid, dotado con un presupuesto de 10 millones de euros e implementado entre 2016 y 2019. COPOLAD || ofrece una plataforma de intercambio de buenas prácticas y lecciones aprendidas para países de América Latina, el Caribe y la UE (CELAC-UE), además de promover el impulso de políticas sobre drogas justas y basadas en la evidencia, apoyadas en instrumentos de evaluación y basadas en estrategias de probada efectividad.

Sus objetivos apuntan a reducir la demanda y la oferta de drogas, con el fin de combatir los riesgos y los daños sociales que su uso genera.

A través del subcomponente de Desarrollo Alternativo (DA), COPOLAD fomenta el intercambio intrarregional de buenas prácticas, el aprendizaje horizontal y el fortalecimiento de capacidades, con la realización de foros de diálogo y talleres técnicos sobre la materia. Estas actividades promueven el fortalecimiento de las políticas de DA mediante instrumentos relevantes y el fomento de la base científica.

La Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) GmbH, por encargo del Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (Bundesministerium für Wirtschaftliche Zusammenarbeit und Entwicklung, BMZ), es socio colaborador de COPOLAD II, liderando las actividades en el subcomponente de Desarrollo Alternativo (Componente 3: Reducción de la Oferta). Desde la primera fase de COPOLAD iniciada en 2011, GIZ ha colaborado con COPOLAD en la implementación de las actividades en el área de Desarrollo Alternativo, ofreciendo experiencias e instrumentos relevantes para la implementación de iniciativas en este ámbito en los países de la CELAC.

El reconocimiento internacional del concepto de Desarrollo Alternativo ha crecido exponencialmente durante los últimos años. Esto también se ha visto reflejado en COPOLAD, ya que el número de países que participan en las actividades ha aumentado de manera significativa con el tiempo. De hecho, mientras que en la primera fase de COPOLAD las actividades se iniciaron con la participación de Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú, además de Guatemala y México, al final de la segunda fase de COPOLAD, nuevos países están interesados en el tema, con la participación actual de diecisiete estados: Bahamas, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Jamaica, Honduras, México, Paraguay, Perú, Surinam, Trinidad y Tobago y Uruguay.

Muchos de los nuevos actores en esta área de políticas públicas ahora se ven con la necesidad de implementar estos conceptos en la práctica, considerando sus contextos nacionales específicos, lo cual implica tener en cuenta la situación particular y la realidad de cada país y sus regiones. Para ello, COPOLAD enfatiza el intercambio de experiencias, particularmente a nivel triangular y de cooperación sur-sur, apoyando la difusión de buenas prácticas. Por ello, las actividades tienen también el propósito de fomentar el desarrollo de capacidades basado en las necesidades identificadas durante la primera fase del programa, además del intercambio entre países que llevan ya una trayectoria larga de implementación de Desarrollo Alternativo (como son los países andinos) y países que recientemente inician su camino en esta área. De esta manera, los países pueden beneficiarse de las sinergias que ofrece la diversidad de contextos nacionales y las características específicas de los países participantes.

En este marco, el subcomponente de Desarrollo Alternativo de COPOLAD ha elaborado el presente estudio sobre las capacidades institucionales para la implementación del enfoque de DA, particularmente para fortalecer las capacidades vinculadas con la planificación e implementación de medidas efectivas en este ámbito en los nuevos países. Este estudio se realizó con la participación de Perú, Paraguay y Guatemala, con el objetivo de permitir una revisión general de las capacidades institucionales existentes en el ámbito de Desarrollo Alternativo a nivel nacional. Introduce una perspectiva panorámica sobre las capacidades institucionales actuales del paisaje de actores organizados que en este momento están implementando el enfoque de DA en sus países. El propósito del estudio es identificar aquellas lecciones aprendidas organizacionales e institucionales que, aprovechando el ejemplo de Perú como país más avanzado y con amplia experiencia en materia de implementación de Desarrollo Alternativo, pueden servir a Guatemala y Paraguay como orientación para fortalecer sus capacidades con el objetivo de implementar este enfoque, algo que es relativamente nuevo en sus países.