Acaba de producirse la renuncia de la Sra. Carmen Masías a la Presidencia de DEVIDA; con lo cual terminan dos años y tres meses de inacción, de falta de claridad y voluntad política para producir una Política sobre Drogas eficiente, sostenible, respetuosa y clara; en más de la primera mitad del gobierno de la “gran transformación” se ha perdido valioso tiempo para producir reformas en la gestión de los gobiernos regionales comprometidos, la reforma de la Justicia, la debilidad policial y la dependencia a la cooperación y posiciones externas.

Mientras otros países como EE.UU, Colombia, Guatemala y Uruguay han iniciado procesos de reforma clara a nivel interno (apoyados por el Informe Hemisférico de la OEA, la Declaración de Antigua de la cuadragésima tercer Asamblea General de la OEA del año 2013[1]), desde enero del 2012, el Perú se mantuvo errado, sin autonomía, apoyando viejas y obsoletas políticas de control y “guerra”, que no previenen ni reducen el problema de los usos y tráficos indebidos.

Seguridad y Justicia

El mal enfoque ha permitido el crecimiento de la gran criminalidad organizada y el lavado de activos, mientras se dedican gran parte de los escasos recursos en perseguir “pacotilla”, los últimos eslabones sociales (usuarios, burriers, mochileros); mientras en el campo, se amenaza  con erradicar cultivos de coca en una zona que no conviene confrontar –ni alimentar discursos violentistas-  sino, incorporar a un Estado de Derecho que le resuelva problemas; la experiencia en el mundo indica que ninguna erradicación forzosa funciona sin alternativas concretas a nivel agrario, comercial y financiero. Durante la gestión de la Señora Masías, se mantuvo errores garrafales en todos los campos administrativos, manteniendo el enfoque discursivo, represivo y asistencialista, de la Reducción de la Oferta, mientras que, en la práctica, la PNP/SBS/SUNAT/MP/PJ/INPE, es decir, nuestro sistema de política criminal, y particularmente el de control de insumos y lavado de dinero, han sido fácilmente desbordados por la corrupción, la ignorancia y la falta de voluntad política para rearmar al Estado peruano en su enfrentamiento con la criminalidad organizada:

Desarrollo Alternativo

El modelo agro exportador no es necesariamente la solución en la Selva Alta, ni tampoco el promovido por el extractivismo, los hidrocarburos y el gas. En la anterior gestión, no se corrigieron los problemas que tiene el MEF, el Presupuesto  y la Administración Pública en general para fortalecer e impulsar programas de desarrollo local, salvo articulándose a los precios internacionales del café y cacao (ahora, la afectación de la roya es grave). Somos los primeros productores mundiales de coca y de PBC, nuestras políticas de erradicación de cultivos no consiguen detener la producción intensiva de droga; ENACO no se ha potenciado ni reformado y el futuro no es claro: confluencia de tráficos, nuevo escenario hacia Brasil y convulsión en la Selva Alta del sur andino. En especial, ha habido una incapacidad estatal para ingresar desde la Democracia, el Derecho y el Desarrollo al VRAEM, lo que deja esta zona sino con soluciones militares y policivas.

Salud mental

A pesar de ser la especialidad de la Sra. Masías, no se pudo siquiera empezar a resolver el desmadre producido por el ex presidente Alan García que dejó en manos privadas (y sin control del MINSA) la atención terapéutica (Ley 29765 y su Reglamento, D.S. 006-2012-SA);  lo que explica en parte la catástrofe producida en el verano de 2012 con 43 muertos en dos centros terapéuticos de Lima. Carecemos de una Ley  y de un Sistema de Salud Mental que lo respalde (solo tenemos 3 instituciones con capacidad de albergue).

Relaciones internacionales

En este período, el Perú representado frecuentemente por la Sra. Masías y su equipo de CEDRO, CONSULTANDES, se ha opuesto en todos los foros internacionales posibles (CICAD-OEA, CELAC, UNASUR, ONU, G77) a las posiciones progresistas de reforma en los campos de la Salud, la Seguridad y Justicia, y, las Relaciones Internacionales. En el camino, ha cometido gruesos errores diplomáticos en contra de nuestros vecinos y países hermanos, pretendiendo imponer su punto de vista.

Solicitamos al nuevo Presidente Ejecutivo, que lea con calma este documento, que impulse todas las acciones correctivas necesarias –en el cortísimo y mediano plazo- para impedir la continuidad de las mafias que se mueven alrededor del Control de Drogas y el Desarrollo Alternativo y nuestra actual dependencia a otros Estados, sus políticas exteriores y a organismos internacionales.