A partir del año que viene, las personas con adicción a las drogas de Irlanda podrán usar salas de consumo bajo supervisión médica en Dublín. Más adelante, le seguirán ciudades como Cork, Galway y Limerick, según ha anunciado el ministro del Estado para Nuevas Comunidades, Cultura e Igualdad, Aodhan Ó Ríordáin.

Ó Ríordáin ha hecho un cambio sustancial en su discurso. Antes, el Partido Laborista promovía la "intervención temprana y el apoyo a los jóvenes". Ahora, en cambio, planea despenalizar la posesión de pequeñas cantidades de sustancias como la cocaína, la heroína y el cannabis.

"Soy de la opinión de que es necesario que haya un cambio culturalimportante en la forma en que enfocamos el abuso de sustancias, si queremos romper con este ciclo y hacer algo serio frente a la adicción a las drogas y al alcohol", explicó Ó Ríordáin al Irish Times.

Leer el artículo completo.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.