Este informe muestra cuáles son las sustancias sintéticas analizadas por el servicio de análisis de EC en territorio español, sus adulteraciones y el perfil de las personas que las analizan.

El Servicio de Análisis de Sustancias tiene como objetivos el acercamiento a la población consumidora y mejorar el conocimiento de las dinámicas que acontecen en el mercado ilegal de las drogas. La información obtenida permite actuar con rapidez ante fenómenos emergentes y adaptar las respuestas a las nuevas necesidades.

Aunque debemos destacar las limitaciones de la extrapolación de los datos recogidos por Energy Control sí que nos proporcionan una primera aproximación de cuáles son las drogas más consumidas y cuál es su composición.

En espacios de ocio ofrecemos distintas técnicas analíticas como los tests colorimétricos y la cromatografía en capa fina. En este informe sólo se presentan los resultados de las muestras analizadas por cromatografía en capa fina o por cromatografía de gases o cromatografía líquida. Los análisis por cromatografía de gases y cromatografía líquida se han realizado en el departamento de Farmacología integrada y neurociencia de sistemas del IMIM (Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas), ubicado en el Parque de Investigación Biomédica de Barcelona (PRBB), gracias a la colaboración con el proyecto desde el año 2000. En la web de Energy Control puede encontrarse más información sobre las técnicas analíticas utilizadas.

En el informe de 2016 se describe la composición de las principales sustancias sintéticas analizadas (MDMA, Cocaína, Speed, ketamina y LSD). En el caso del éxtasis (MDMA), su composición varía en función de si es vendido en formato de cristal o dosificado en pastillas. Por este motivo en este informe se presentarán los datos separados por el formato en el que ha aparecido esta sustancia en nuestro servicio de análisis. Para más información consultar este artículo donde se detallan las diferencias encontradas en las muestras de éxtasis tras 15 años de análisis.

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27129144

Cada una de estas sustancias varía considerablemente con respecto a sus niveles de pureza y el número y tipo de adulterantes presentes en ellas. Para las personas usuarias de estas sustancias, esto significa que no sólo hacen frente a los riesgos derivados de las mismas, sino también a los riesgos derivados de la adulteración. La única manera de tener certeza sobre la composición de una droga es analizarla.

A la vez, en este informe se han incluido datos sociodemográficos de las personas que nos contactan y sus perfiles de consumo. También hemos querido analizar donde adquieren sus sustancias y con qué las mezclan cuando las consumen.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.