El 31 de enero se venció el plazo de 18 meses durante el cual los países podían presentar objeciones a la propuesta de Bolivia de eliminar de la Convención Única sobre Estupefacientes de 1961, la obligación de abolir la práctica de masticar hoja de coca.

Este informe analiza los motivos que fundamentan la enmienda propuesta y los argumentos en contra que se han adelantado, y se esbozan las diferentes opciones a considerar mientras se determina el destino de la propuesta de Bolivia. Simplemente rechazar la enmienda no hará desaparecer el problema.