Mientras en México estamos discutiendo entre amnistía y mano dura para las personas que han cometido delitos contra la salud, en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) [entre el 3 y 11 de mayo de 2018] se llevó a cabo una audiencia sobre los efectos negativos en los derechos de las mujeres que causa la criminalización por delitos de drogas en la región.

Esta mañana las integrantes de EQUIS Justicia para las Mujeres Ana Pecova, Directora Ejecutiva; Isabel Erreguerena, Coordinadora del Área de Políticas Públicas y Corina Giacomello, consultora; participaron en una audiencia en el marco del 168 Período de Sesiones de la CIDH.

Ahí señalaron que los delitos contra la salud son una de las principales causas de encarcelamiento de mujeres en la región. En Argentina, Brasil, Costa Rica y Perú, más del 60 por ciento de la población carcelaria femenina está privada de libertad por delitos relacionados con drogas. EQUIS Justicia para las Mujeres ha documentado que en México en los últimos dos años el número de mujeres que han ingresado a prisión en el fuero común por delitos contra la salud han incrementado en 103.3 por ciento. Respecto al perfil de las mujeres acusadas que se involucran en estos delitos, son normalmente pobres, con poca educación y únicas responsables de sus hijos e hijas.

En esta audiencia, se señaló que las cárceles son un lugar donde ocurren violaciones graves de derechos humanos, situación que en el caso de las mujeres, se agrava debido a la falta de medidas específicas para protegerlas. Las mujeres tienen un acceso desigual a los servicios laborales, educativos y artísticos en prisión y las representantes de EQUIS mencionaron con preocupación la falta de servicios de salud que afectan los derechos los sexuales y reproductivos de las mujeres. Esto se agrava en mujeres embarazadas y con hijos. Se cuestionó si la cárcel es la mejor opción para las mujeres acusadas de delitos no violentos.

Leer el artículo completo.


Equis – Justicia para las Mujeres hizo una presentación oral, facilitó la participación a través de video de dos testimonios (Natacha y Kenya) de mujeres ex privadas de libertad, y produjo un breve relatorio sobre el tema.