Por Vanina Escales

Coletta Younges es experta en política internacional de drogas y en acontecimientos relacionados con las políticas de drogas implementadas en América latina analizadas desde la perspectiva de los derechos humanos dentro de WOLA –Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos–. Como tal, su posición es más que pesimista respecto a la influencia que ha tenido Estados Unidos y su guerra contra las drogas en la región. De paso por Buenos Aires para un seminario sobre el tema, Younges explica esta postura y por qué las principales damnificadas han sido las mujeres.

Las mujeres de todo el continente están siendo encarceladas a un ritmo alarmante por delitos menores y no violentos relacionados con las drogas. En Argentina, Brasil y Costa Rica, más del 60 por ciento de la población carcelaria femenina de cada país lo está por este tipo de delitos. El informe “Women, Drug Policies, and Incarceration in the Americas” (“Mujeres, políticas de drogas y encarcelamiento en las Américas”) de la organización de derechos humanos WOLA –Washington Office on Latin America– señala además que “Las políticas que han llevado a este aumento de la prisión han destrozado familias y fracturado las posibilidades de las mujeres para encontrar un empleo legal una vez que han sido puestas en libertad, perpetuando un círculo vicioso de desesperación y encarcelamiento”.

Coletta Younges, responsable del informe de WOLA y experta en derechos humanos y políticas de drogas, estuvo en Buenos Aires la semana pasada para participar del seminario “Drogas: de la prohibición a la regulación”, organizado por el CELS y la Universidad Torcuato Di Tella. El eje de su exposición fue el impacto de esas políticas en las mujeres de la región.

Leer el artículo completo.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.