El género es una categoría de organización social que estructura el mundo, las personas y la vida en general de manera binaria y jerarquizada, situando en una posición de inferioridad a las mujeres y a lo asociado con lo femenino frente a los hombres y lo definido como masculino, a lo que otorga más valor

La aplicación de la perspectiva de género en drogas nos sirve para:

  • Analizar los impactos de la socialización de género en los consumos diferenciales de mujeres, hombres y otras identidades de género.
  • Obtener explicaciones de los factores de inicio, permanencia, riesgo o protección de estos consumos en función del género desde una perspectiva psicosocial y constructivista, evitando el reduccionismo o los esencialismos.
  • Atender a las consecuencias del sistema sexo-género en los imaginarios sociales en torno al consumo, también en las percepciones de las y los profesionales que trabajan en drogas, así como en las lógicas de los recursos de prevención, atención y tratamiento o reducción de daños.
  • Asegurar la efectividad de los programas y garantizar derechos básicos y justicia social.