Las mujeres que viven en comuni - dades rurales enfrentan serios de - safíos sociales y económicos como re - sultado de los estereotipos de género y la discriminación, los cuales impiden el acceso equitativo a oportunidades, recursos y servicios. Igual que a las mujeres en las áreas urbanas, a las del campo no se les reconoce, en general, el trabajo de criar y cuidar a niños y niñas, ni de administrar un hogar. Ade - más, su papel crucial en garantizar la seguridad alimentaria –con la agri - cultura a pequeña escala y la cría de animales –, no siempre es reconocido o considerado una contribución esen - cial a la economía familiar ni al PIB del país.

Las prácticas y barreras culturales di - ficultan que las mujeres reconozcan incluso sus propios intereses y que es - tos sean visibles y tenidos en cuenta en los procesos de toma de decisiones. A pesar de la contribución esencial de las mujeres en las labores del cuidado, la reducción de la pobreza y la seguri - dad alimentaria, sus derechos a la tie - rra o la remuneración de su trabajo no son reconocidos a menudo, debido a la existencia de estructuras predominan - temente patriarcales.

Además de esta realidad, sobre las mu - jeres que viven en zonas rurales con presencia de cultivos de coca o ama - pola recae un estigma asociado con el hecho de obtener sus ingresos de una actividad penalizada. Inclusive, en al - gunas de estas zonas, las mujeres es - tán en situaciones de mayor vulnera - bilidad por los niveles de violencia que generan los grupos armados.

Aunque se han realizado esfuerzos lo - cales 1 para escuchar a las mujeres so - bre sus realidades como habitantes de zonas con cultivos de coca o amapola, todavía hay una brecha importante en la comprensión de sus roles y tareas en las siguientes problemáticas: ¿Cuá - les son los riesgos y las vulnerabilida - des de las mujeres por participar en la producción agrícola de cultivos de coca o amapola? ¿Cuál es su rol y aporte a la economía familiar y regional? ¿Qué conocimientos y capacidades tienen? ¿Cómo pueden los programas de desa - rrollo alternativo aportar en la confor - mación y fortalecimiento de fuentes legales y sostenibles de ingresos? ¿En qué procesos organizativos han parti - cipado? ¿Cómo pueden los gobiernos nacionales y locales promover el po - tencial de las mujeres cultivadoras en los espacios de participación y toma de decisiones?