SitiadAs. La criminalización de lAs pobres en Ecuador durante el neoliberalismo explora una faceta compleja y dura de la sociedad: el mundo del pequeño tráfico de sustancias ilícitas, la persecución legal y las prisiones. Los años ochenta, década en la que se declaró el combate a las drogas en América Latina, son un hito en la historia de las mujeres, pues en este periodo confluyen la feminización de la pobreza con un altísimo incremento del número de encarceladas.

Lisset Coba Mejía ha escrito esta obra luego de una inmersión larga y profunda en la antigua cárcel de mujeres de Quito: El Inca. Sus reflexiones se respaldan en una aproximación etnográfica, en el trabajo de campo realizado en los tribunales penales de la ciudad de Quito, y en la recopilación de las memorias de callejización de las mujeres. Partiendo de reflexiones feministas suma su voz a las de autores como Foucault y Agamben para plantear que mientras una ‘biopolítica de la distancia’ administra de forma masiva la exclusión, una ‘biopolítica de la intimidad’ impacta el Yo mediante el castigo. El mundo penitenciario descrito es barroco, desbordante de indisciplinas y alianzas entre la ley, la no-ley y la ilegalidad

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.