Por Jorge Herrera Valderrábano y Monserrat Angulo *

En el marco de la campaña Apoye. No Castigue, en México se realizaron diversas acciones encaminadas a exigir los derechos humanos de las personas usuarias de drogas. Una de ellas fue el Festival Apoye. No Castigue, el cual es una iniciativa impulsada por personas jóvenes desde 2018 y que continúa de la mano con el Laboratorio sobre Sociedad, Arte y Drogas (ahora Conexiones Psicoactivas), ReverdeSer Colectivo y el Instituto RIA.

Debido a la pandemia por COVID-19, esta edición se llevó a cabo de forma virtual con el objetivo de crear un punto de encuentro, reflexión y diálogo entre la ciudadanía y las organizaciones de la sociedad civil. Ante el gran número de participantes, el Festival se realizó en 16 días consecutivos para profundizar en diversas temáticas alrededor de los derechos humanos, la reducción de daños y la gestión de placeres como pilares del cambio de paradigma en la política de drogas.

Una actividad importante dentro del Festival fue el “tendedero psicoactivo”, inspirado en el trabajo de Mónica Meyer, donde se invitó a las personas a responder una serie de preguntas en redes sociales: ¿te han detenido por usar drogas?, ¿cómo fue esa experiencia?, ¿has tenido una mala experiencia al intentar conseguir sustancias?, ¿te han discriminado por usar drogas?, y ¿cómo ha cambiado tu consumo durante la contingencia?. Al leer las respuestas, encontramos que varias personas reportaron haber sido extorsionadas  y violentadas al momento de vivir detenciones por parte de la policía. También resaltaron aspectos como el robo y el acoso sexual al entrar en contacto con el mercado ilegal. Descubrimos que las principales consecuencias asociadas a la discriminación son despidos laborales y sanciones en instituciones educativas.

Asimismo, organizamos un conversatorio sobre personas jóvenes y encuentros con la ley, en el cual identificamos que la criminalización y los abusos policiales son una práctica cotidiana contra las personas usuarias de sustancias psicoactivas en México. Si bien la portación de algunas drogas bajo un umbral pre-establecido no conlleva acción penal, sí permite que policías puedan detenerte y presentarte ante un juez, quien después determinará que no hay penas al respecto (art. 479 de la Ley General de Salud).Esto abre la puerta a numerosas extorsiones y violaciones a derechos humanos por parte de elementos de seguridad. El conversatorio contó con el acompañamiento de un abogado de una organización aliada, para dar herramientas que las personas pudieran utilizar al momento de tener algún encuentro con la ley. 

Por otro lado, se compartieron una serie de herramientas para hacerle frente al prohibicionismo mediante talleres de autocultivo y extracciones; tips de cuidado en el uso de sustancias psicoactivas, específicamente en psiquedélicos. Mostramos una gama de servicios de salud orientados a la gestión de placeres en espacio de ocio nocturno y fiesta. Así como las emergentes resistencias psicoactivas y las intersecciones con el tema.

Composición de Zurisadai Rodríguez (22 años), una de las personas ganadoras del concurso de memes del Festival.
Detonamos más de 40 actividades, entre paneles, conversatorios y concursos, que conformaron el III Festival Apoye No Castigue y se dividieron en bloques temáticos (Prohibicionismo y violaciones a derechos humanos. Reducción de riesgos y daños y gestión de placeres.  Cannabis: usos, formas de producción y regulación. Activismos y resistencias psicoactivas). Participaron especialistas en el sector salud, seguridad y justicia, además de organizaciones mexicanas como Espacio Progresista y Movimiento de Diversidad Progresista; regionales como Catalyst, la Red de Personas Usuarias de Drogas en América Latina (LANPUD), y de talla internacional como Energy Control.

En general, el Festival nos permitió explorar otras formas de manifestarnos a través de plataformas digitales, pese a la pandemia. Intercambiamos conocimientos con distintas organizaciones que participan activamente dentro del movimiento reformista a nivel regional. Conocimos grandes aliades y nos llevamos grandes aprendizajes en torno a las diversas temáticas. ¡El formato digital nos permitió tejer redes en distintas latitudes, al tiempo que ampliamos el alcance de nuestro mensaje!

Ahora, nos encontramos realizando actividades en el marco del Día Internacional de las Juventudes. Recientemente lanzamos una encuesta sobre política drogas y participación política que puedes responder aquí, y el 12 de agosto haremos la primera sesión de nuestro ciclo de cine psicoactivo, donde presentaremos la película “Kenke”, que relata la historia de una persona joven que fuma marihuana y se enfrenta a una serie de problemáticas con su familia y escuela, debido a los prejuicios y desinformación respecto a la planta. Así mismo, a finales del mes iniciaremos con el primer taller introductorio sobre sustancias psicoactivas y política de drogas dirigido a personas jóvenes de entre 15 y 27 años. Consulta nuestras redes sociales para conocer las fechas de inscripción.


Jorge Herrera Valderrábano internacionalista por el Tecnológico de Monterrey, y estudiante de Trabajo Social en la UNAM. Es cofundador del Instituto RIA, una organización que hace investigación e incidencia en las innovaciones en materia de políticas de drogas con justicia social.

Monserrat Angulo estudió Sociología en la Facultad de Estudios Superiores Acatlán. Es una activista y colaboradora de diversos proyectos relacionados a la política de drogas y la reducción de riesgos y daños. Actualmente trabaja en ReverdeSer Colectivo, una organización civil que busca transformar las políticas para la construcción de paz desde una perspectiva de espectro completo.