El pasado 6 de junio se reunieron en la ciudad de San José, los presidentes Luis Guillermo Solís de Costa Rica y Otto Pérez Molina en Guatemala. En la primera visita oficial de un presidente de la región al nuevo mandatario costarricense, ambos expresaron estar abiertos a promover el debate sobre las políticas de control de drogas, especialmente para la región centroamericana que en los últimos años ha visto un incremento del consumo y del tráfico.

Aunque los temas principales de la reunión giraron en torno a aspectos comerciales y de seguridad regional, en la rueda de prensa se le preguntó al presidente Solís su opinión sobre la legalización y/o despenalización de las drogas:  “Nosotros estamos por continuar esta discusión en todos los ámbitos posibles, porque nos parece que respecto de la lucha contra las drogas hay una necesidad de plantearse desde distintos escenarios las opciones disponibles, todas ellas en un ambiente de la más absoluta franqueza. Costa Rica no necesariamente ha acompañado la propuesta de la despenalización, pero si le da la bienvenida a esta posibilidad que el Señor Presidente (Pérez Molina) ha hecho de debatirla.”

Al presidente guatemalteco por su parte, también se le cuestionó algunas declaraciones donde indicaba que el gobierno de Costa Rica se ve como un aliado en este proceso de reforma. “Vemos a Costa Rica como un socio estratégico, porque Costa Rica ha tenido una visión de avanzada en las políticas de drogas. Se ha adelantado en muchísimas cosas de lo que nosotros hemos dicho debe ser la nueva política de drogas. Estoy hablando aquí en lo que es el respeto a los derechos humanos, educación, prevención y salud. Hay que decirlo públicamente y reconocerlo, que Costa Rica tiene de los esquemas más avanzados de la región.” El presidente Pérez Molina también mencionó que el trabajo de revisión de las políticas nacionales de drogas lo está realizando una comisión creada específicamente con estos fines, la cual presentarán un informe en el mes de octubre

Estas declaraciones se unen al llamado que han venido realizado la Organización de Estados Americanos (OEA) a partir de la publicación de los dos informes sobre el problema mundial de las drogas en las Américas y la Declaración de Antigua “Por una política integral frente al problema mundial de las drogas en las Américas”. Así como en el marco de la siguiente sesión especial de la OEA sobre drogas en setiembre de este año y a poco menos de 2 años de la Sesión Especial de la Asamblea General de las ONU sobre Drogas (UNGASS 2016). Espacios en los que se esperaría una participación especial de los representantes de los gobiernos de Guatemala y de Costa Rica.

Celebramos esta clara posición de apertura por parte de los mandatarios de dos países de Centroamérica para debatir de manera informada sobre las actuales y futuras políticas de control de drogas. Desde este punto de vista, las organizaciones de la sociedad civil invitamos a los gobiernos y habitantes de los países centroamericanos a participar de la V Conferencia Latinoamericana y I Centroamericana sobre Políticas de Drogas, a realizarse los días 3 y 4 de setiembre en San José, Costa Rica. Como excelente espacio para promover un diálogo abierto bien fundamentado, y para la construcción colectiva de alternativas a la guerra contra la drogas, basadas en los enfoques de derechos humanos, salud pública y seguridad humana.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.