Por Pedro Villa y Caña y Julián Sánchez

Investigaciones de la PF arrojan un modus operandi de narcomenudistas: se oferta el producto por aplicaciones y se compra con criptomonedas, el cual llega por mensajería.

En sitios como panaderías y estaciones del Sistema de Transporte Colectivo Metro se realizan entregas por mensajería de drogas sintéticas adquiridas por la llamada darknet, a través de la cual se permite que usuarios y operadores de sitios web permanezcan anónimos o imposibles de rastrear

(...)

Miguel Villegas, integrante del colectivo ReverdeSer, organización dedicada a incidir en la transición del prohibicionismo de las drogas a nuevas alternativas regulatorias y especialistia en sintéticas, consideró que debido a que las clásicas como la marihuana se han legalizado, ha ocasionado que organizaciones dedicadas a la venta de éstas se avoquen a la comercialización de otros sicotrópicos que les reditúan más económicamente y que las ventas por internet y entregadas por correo se han incrementado.