Un informe interministerial francés filtrado hoy insta a las autoridades a despenalizar el consumo de cannabis, castigado en la actualidad con hasta un año de cárcel.

El estudio, encargado en julio de 2015 por el primer ministro, Manuel Valls, reclama una evolución de la ley sobre el consumo de estupefacientes.

La ley está vigente desde 1970 y, en opinión de los autores del informe -representantes de los ministerios de Justicia, Interior, Finanzas y Sanidad-, ha dejado de ser eficaz, por lo que recomiendan sustituir la actual condena de cárcel por una multa cercana a los 300 euros.

Según datos ofrecidos por el periódico "Le Monde", el porcentaje de consumidores de cannabis entre personas de 18 a 64 años se situó en 2014 en Francia en el 11 %, 7 puntos porcentuales más que en 1992.

Leer el artículo completo.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas. 

Thumbnail: flickr CC unai mateo