By Miguel Castejón

En Cataluña la regulación de las asociaciones de consumidores de cannabis ya está en marcha. El pasado 27 de julio el Parlament aceptó a trámite la proposición de ley para regular las asociaciones que consiguió más de 54.000 firmas, al tiempo que rechazó la enmienda a la totalidad con la que el Partido Popular catalán intentó frenar el proyecto.

Ahora el Parlament creará una comisión para discutir el proyecto de ley y sacar un texto definitivo que pueda ser aprobado. En este artículo destacamos 5 claves para entender el proceso de regulación y la importancia del proyecto. 

1. Es el proyecto de ley para regular las asociaciones cannábicas más completo hasta la fecha.

No es la primera, pero sí la más completa. Navarra y País Vasco ya han hecho regulaciones, pero estas se limitan a reconocer la existencia de los clubs y detallan su finalidad y funcionamiento sin adentrarse en muchos detalles. A pesar de ser leyes poco concretas, el Partido Popular consiguió tumbar la ley de Navarra y también lo ha intentado —sin éxito— con la vasca.

2. Introduce medidas pioneras para el control del cultivo y el transporte de cannabis.

Esto es una novedad. Las regulaciones impulsadas en País Vasco y Navarra no tocan el tema del cultivo ni el transporte de cannabis. El proyecto de ley tramitado en Cataluña introduce un registro de la producción del cultivo y la necesidad de certificar externamente que la cantidad de cannabis producido se ajusta a la estimación de consumo de los socios.

También propone la creación de una autorización para el transporte de la cosecha, que incluye los datos de la asociación, la identidad del transportista y el destino, así como la cantidad y el tipo de producto que se transporta.

Leer el artículo completo.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas. 

Thumbnail: flickr CC kweez mcG