Los enormes costos del actual régimen de control de drogas son más que evidentes. Las últimas décadas han visto cientos de miles de atrocidades cometidas en nombre de las políticas prohibicionistas - personas secuestradas y desaparecidas, marginados, reubicados a la fuerza y asesinados. Mientras millones están infectados con enfermedades de transmisión sanguínea como el VIH y la Hepatitis C porque no tienen acceso a agujas limpias o al tratamiento de sustitución, o sufren innecesariamente debido a la burocracia que retiene los medicamentos analgésicos opiáceos eficaces baratos. Es evidente que las existentes políticas de control de drogas están fallando.

Sin embargo, aún hay esperanza. En los últimos años, Holanda, Suiza, Portugal, Cataluña, Bolivia y República Checa han respondido a las necesidades locales con soluciones locales e innovadoras de políticas de drogas tomando el liderazgo mundial que tanto se necesita. En el año 2015, el movimiento global de reforma de las políticas de drogas ha tenido grandes avances y se ha ampliado el número de voces reformistas, incluyendo a los países del Sur Global.

Tengo la esperanza de que este momentum continuará hasta el inicio de la Sesión Especial de la Asamblea General de Naciones Unidas (UNGASS - Special Session of the United Nations General Assembly) sobre el problema mundial de las drogas 2016 y más allá - hasta que haya un consenso para un enfoque global más sensible.

Leer el artículo completo.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas. 

Thumbnail CC Flickr Chuck Coker