La sala de consumo supervisado de Bailén 'narcosala' cierra sus puertas tras dejar su gestión Médicos del Mundo, sin otra alternativa que asuma el servicio.Abrió sus puertas el 18 de noviembre de 2003, y ha representado una estrategia eficaz de reducción de riesgos y daños, con especial atención a personas en situación o peligro de exclusión social.

Los motivos esgrimidos para tomar esta  decisión son que la actividad de la narcosala es asistencial y no  coincide con las actuales líneas estratégicas de la organización, y  que este servicio socio-sanitario debe ser asumido por la  administración pública.

El servicio nació con la vocación de sacar a los toxicómanos de las calles. Además de supervisar el consumo, la sala dispone de un espacio de estancia y encuentro, una sala de enfermería y un servicio de intercambio de jeringuillas usadas y suministro de material higiénico para el consumo inyectado y fumado. Sirve también para realizar un seguimiento individualizado del consumidor y derivación, en su caso, a otros recursos socio-sanitarios, pequeñas curas y educación para la salud.

La sala ha tenido un impacto positivo en las condiciones de convivencia en el barrio de San Francisco. En los primeros meses sólo permitía el consumo por vía intravenosa, aunque después, ante la demanda, se preparó el recinto para acoger también a los consumidores que fumaban la sustancia estupefaciente, ha atendido en esta década a más de 3.000 personas, que han realizado más de 268.000 consumos, con ninguna sobredosis ni reacción adversa en el centro gracias a la atención que se presta.

Leer el artículo completo.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.

Los motivos esgrimidos para tomar esta  decisión son que la actividad de la narcosala es asistencial y no  coincide con las actuales líneas estratégicas de la organización, y  que este servicio socio-sanitario debe ser asumido por la  administración pública.

El servicio nació con la vocación de sacar a los toxicómanos de las calles. Además de supervisar el consumo, la sala dispone de un espacio de estancia y encuentro, una sala de enfermería y un servicio de intercambio de jeringuillas usadas y suministro de material higiénico para el consumo inyectado y fumado. Sirve también para realizar un seguimiento individualizado del consumidor y derivación, en su caso, a otros recursos socio-sanitarios, pequeñas curas y educación para la salud.

La sala ha tenido un impacto positivo en las condiciones de convivencia en el barrio de San Francisco. En los primeros meses sólo permitía el consumo por vía intravenosa, aunque después, ante la demanda, se preparó el recinto para acoger también a los consumidores que fumaban la sustancia estupefaciente, ha atendido en esta década a más de 3.000 personas, que han realizado más de 268.000 consumos, con ninguna sobredosis ni reacción adversa en el centro gracias a la atención que se presta.

- See more at: http://www.osalde.org/website/articulos/la-sala-de-consumo-supervisado-de-bail%C3%A9n-narcosala-cierra-sus-puertas-tras-dejar-su#sthash.q6Xj18vM.dpuf
Abrió sus puertas el 18 de noviembre de 2003, y ha representado una estrategia eficaz de reducción de riesgos y daños, con especial atención a personas en situación o peligro de exclusión social. - See more at: http://www.osalde.org/website/articulos/la-sala-de-consumo-supervisado-de-bail%C3%A9n-narcosala-cierra-sus-puertas-tras-dejar-su#sthash.q6Xj18vM.dpuf
Abrió sus puertas el 18 de noviembre de 2003, y ha representado una estrategia eficaz de reducción de riesgos y daños, con especial atención a personas en situación o peligro de exclusión social. - See more at: http://www.osalde.org/website/articulos/la-sala-de-consumo-supervisado-de-bail%C3%A9n-narcosala-cierra-sus-puertas-tras-dejar-su#sthash.q6Xj18vM.dpuf