RESET presenta el trabajo “Organismos internacionales y la criminalización del uso de drogas” en el cual Mariano Fusero de RESET – Política de Drogas y Derechos Humanos y Mariana Souto Zabaleta, de la misma organización y del Instituto Latinoamericano de Seguridad y Democracia (ILSED), analizan las posturas actuales de distintos organismos internacionales respecto al régimen internacional de control de drogas y particularmente en el abordaje de las cuestiones vinculadas al uso de estupefacientes y sustancias psicotrópicas.

“De acuerdo al informe anual sobre drogas de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), publicado en 2020, se estima que, en el año 2018, 269 millones de personas habrían usado estupefacientes al menos una vez en el último año. Esta cifra representa un 5,4% de la población global de entre 15 y 64 años, es decir, 1 cada 19 personas. El mismo informe indica que, entre los años 2009 y 2018, se ha verificado un incremento del consumo teniendo en cuenta los 210 millones registrados en 2009, frente a los 269 millones informados en 2018.

Se pasa así de un 4,8% de personas usuarias a un 5,4% mundialmente. La sustancia que registra una mayor cantidad de usuarios/as a nivel global es el cannabis, que da cuenta, hacia el año de 2018, de 192 millones de personas. Ahora bien, de las 269 millones que consumen estupefacientes, se estima que tan sólo un 0,7% (35,6 millones de personas) presentan desórdenes derivados del uso de esas sustancias.

Frente a este diagnóstico, las debilidades de la estrategia que subyace al régimen internacional de control de drogas , particularmente en el abordaje de las cuestiones vinculadas al uso de estupefacientes y sustancias psicotrópicas, han sido señaladas de forma reiterada no sólo desde la academia y desde las organizaciones de la sociedad civil sino, además, en los últimos años, desde los propios organismos internacionales especializados en materia de drogas.”