En el informe de 78 páginas, "Needless Pain: Government Failure to Provide Palliative Care for Children in Kenya" (Dolor innecesario: El gobierno no ofrece cuidados paliativos a los niños en Kenia) se documenta que la mayoría de los niños kenianos con enfermedades como el cáncer o el VIH/sida no pueden obtener cuidados paliativos ni analgésicos. Los pocos servicios de cuidados paliativos de Kenia ofrecen orientación psicológica y apoyo a las familias de pacientes con enfermedades crónicas, así como tratamiento contra el dolor, pero carecen de programas para niños. Además, la mayoría de los niños enfermos son atendidos en sus casas, pero existe muy poco apoyo para conseguir cuidados paliativos de bajo costo en los hogares. Los trabajadores de la salud carecen de formación sobre tratamiento del dolor y cuidados paliativos e, incluso cuando disponen de fuertes analgésicos, tienen reticencias a administrarlos a los niños.

"Los niños kenianos con cáncer y sida están viviendo y muriendo con una terrible agonía", señaló Juliane Kippenberg, investigadora principal sobre derechos del niño en Human Rights Watch. "Los analgésicos son baratos, seguros y eficaces, y el Gobierno debe asegurarse de que se administren a los niños que los necesitan", agregó.

El Gobierno keniano ha dado un paso en la dirección correcta con el establecimiento de unas cuentas unidades hospitalarias de cuidados paliativos en los últimos años, señaló Human Rights Watch. Sin embargo, queda mucho más por hacer para que los niños enfermos dejen de sufrir innecesariamente.

Leer el informe (en inglés).