El IDPC y otras ONG han seguido muy de cerca los preparativos de la CND 2009, especialmente la negociación de la declaración política. Nos sentimos decepcionados por la poca predisposición de los Estados miembro a abordar de manera significativa los dilemas normativos que surgen de la ausencia de avances durante los últimos diez años. La respuesta dominante ante un consenso que hace agua ha consistido en reafirmar los compromisos y las estrategias vigentes, esperando que funcionen mejor en la próxima década. Este informe examina las presiones políticas e institucionales que han conducido a unos resultados tan flojos.