Por DW Akademie

El gobierno noruego propuso este viernes (19.02.2021) despenalizar la posesión y el consumo de pequeñas cantidades de droga, afirmando que los consumidores deben ser tratados como enfermos y no como delincuentes.

"Varias décadas de represión nos han enseñado que el castigo no funciona. Al contrario, el castigo puede empeorar las cosas", dijo en una conferencia de prensa Guri Melby, líder del gobernante Partido Liberal, que impulsa la reforma. "Los toxicómanos deben recibir ayuda, no castigo", añadió.

Según el plan del gobierno de centroderecha, la posesión y el consumo de pequeñas cantidades de drogas ya no se castigarían con el derecho penal, sino que estarían sujetos a la obligación de consultar a los servicios sociales para recibir asistencia, información y control sanitario. "Sigue estando prohibido, pero ya no es punible", dijo el ministro de Sanidad, Bent Høie.