Por El País, Uruguay

Siete años después de aprobada le ley que regula el mercado del cannabis en Uruguay, hay 43.578 personas registradas para la compra de marihuana en farmacias, pero solo 14 establecimientos de este tipo habilitados para la venta. Aun cuando no todos los usuarios adquieran los gramos mensuales que les permite la normativa, la oferta no cubre la demanda. Por eso, antes de que acabara el 2020, el gobierno hizo una prueba.

Aprovechando la zafra de cosecha, a algunas farmacias se les permitió comprar hasta seis kilos de marihuana en lugar de los cuatro que tenían habilitados. “Y vendieron todo, fue un éxito”, dijo el secretario de la Junta Nacional de Drogas, Daniel Radío. No es que haya sido un “éxito” por el negocio per se o porque el jerarca se alegre de que haya consumo, sino porque “se les pudo demostrar a las empresas cultivadoras que si aumentan su producción, habrá público esperando”. Y si el público consigue en la farmacia la cantidad de cannabis que los satisface, en teoría, se acortarían las chances de recurrir al mercado negro.