Por Semana

El presidente Iván Duque firmó en el 2018 el decreto que le permitió a Policía decomisar drogas en las calles, sin importar la cantidad, a todos aquellos que no puedan demostrar su adicción. En un país donde está despenalizada la dosis mínima, la medida causó controversia y más cuando venía acompañada de normas que permitían multar a quienes estuvieran consumiendo en la vía pública.

A dos años de su implementación y miles de ciudadanos multados, el decreto agoniza tal como lo anticiparon los pronósticos. Aunque ninguna autoridad judicial lo ha tumbado, dos fallos de las altas cortes le quitaron fuerza al punto que hoy es prácticamente inaplicable.

Primero se pronunció la Corte Constitucional. Los magistrados tumbaron una norma del Código de Policía que permitía que la gente fuera multada por consumir sustancias psicoactivas o licor en espacios abiertos. La corte consideró que era desproporcionado castigar a los ciudadanos con multas de alrededor de 208.000 pesos sin que estuvieran alterando el orden público o afectando a la comunidad con su comportamiento.