Por Infobae

El presidente filipino Rodrigo Duterte ha salido como el gran ganador de las elecciones legislativas y municipales de medio término en Filipinas que  se llevaron a cabo este lunes. Más de 18.000 puestos municipales, incluyendo la mitad de los escaños del Senado, estaban en juego, para los 61 millones de votantes. 

Según las cifras publicadas por el PPCRV, un organismo católico acreditado por el gobierno para contar los votos, el partido opositor, una coalición llamada Otso Diretso, perdió por paliza: no ganara ninguno de los 12 asientos del senado. Tener una ultramayoría de aliados en el Senado, algo que el escrutinio temprano parce confirmar, le daría el respado legislativo a Duterte para llevar adelante sus propuestas extremas contra el crimen y su plan para reformar la constitución.

Duterte ha sido duramente criticado en occidente por su "guerra contra las drogas" que dejóun tendal de muertos en ejecuciones extrajudiciales y sus comentarios machitas. Generalmente polémico en sus discursos, el mandatario ha llamado la atención de ONGs defensoras de los derechos humanos por comentarios misóginos como cuando contó que había abusado a una empleada domestica, o  que el aumento de violaciones en Davao se debía a la belleza de sus habitantes.