Por Virginia Messi

Más de mitad de las causas por infracción a la ley de drogas iniciadas en la Justicia federal de Capital en 2015 fueron por delitos menores como “tenencia simple” o “tenencia para el consumo personal. La cifra exacta: 4.338 expedientes, el 55 % de causas abiertas para “combatir el narcotrafico”. El número surge del último estudio realizado por la Procuración General de la Nación y marca una tendencia persistente y alarmante: miles de horas de trabajo, recursos, y hasta papel se consumen en perseguir a “perejiles”. Estos casi nunca se enteran de que fueron objeto de “investigación penal”. El 96% de las causas por el “chiquitaje” se archivan casi automáticamente.

Mucho que ver con este fenómeno tiene la manera en la que el Estado persigue o combate la droga. “El 91% de estas causas se inician por la actividad prevencional de las fuerzas de Seguridad”, sostiene el informe estadístico de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), creada por Alejandra Gils Carbó en 2013. En el caso de Capital no sólo se trata de la Policía sino también de la Prefectura, la Gendarmería, y la Policía de Seguridad Aeroportuaria.

Leer el artículo completo.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.