Desde hace varios meses, la Red Internacional de la ONG, al igual que otras asociaciones, viene alertando sobre los problemas que plantea el precio de los nuevos tratamientos contra la hepatitis C, en particular en el caso del Sofosbuvir, cuyo monopolio ostenta el laboratorio Gilead. Este último comercializa 12 semanas de este medicamento a un precio exorbitante -el precio de la terapia combinada es superior a los 40.000 euros en Francia, Alemania, Reino Unido o España-, lo que limita el acceso a ella de numerosos pacientes.

La oposición a la patente es un recurso jurídico por el cual la validez de una patente puede impugnarse, y en caso de éxito, el medicamento puede entrar en competencia con versiones genéricas, que costarían solo unos 100 dólares en el caso del Sofosbuvir. Si bien la utilización de este fármaco en el tratamiento de la hepatitis C es un adelanto terapéutico importante, la molécula misma no es lo bastante novedosa para justificar una patente. Dado que Gilead abusa de su patente para exigir unos precios inasumibles por los sistemas de salud, hemos tomado la decisión de impugnarla. Por primera vez en Europa una ONG sanitaria utiliza esta vía para mejorar el acceso de los pacientes a los medicamentos.

Leer el artículo completo.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.