Representantes del Ejecutivo y la Legislatura le dieron ayer la bienvenida a la discusión pública sobre la venta de marihuana mediante modelos de negocios regulados como una medida para allegar ingresos al fisco, como ya ocurre en Colorado y Washington.

La iniciativa, sin embargo, ya enfrenta oposición, particularmente de sectores religiosos y conservadores.

La semana pasada, representantes de las organizaciones Drug Policy Alliance (DPA) y Open Society Foundations (OSF), visitaron la Isla y se reunieron con políticos, grupos académicos y entidades de base comunitaria, a quienes les plantearon la necesidad de reformar la política pública local en asuntos de drogas, sobre todo de la marihuana. A este esfuerzo se unió la entidad local Intercambios Puerto Rico.

La venta de marihuana como fuente de recaudos para el gobierno es una de las distintas ideas contenidas en la visión de reforma salubrista que promueven las tres organizaciones.

Leer aquí el artículo completo. 

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.