El Centro de Orientación e Investigación Integral (COIN) junto a la Fundación Dominicana para la Reducción del Daño asociado al consumo de drogas (FUNDOREDA) propuso este miércoles la modificación de la Ley 50-88 de Drogas para incluir un enfoque médico para los consumidores.

El director del COIN, Santo Rosario, y el presidente de FUNDOREDA, Federico Mercado, dijeron que esta es una iniciativa que busca reducir los daños asociados al consumo de drogas y contribuir a la reducción de la incidencia del VIH, las hepatitis y las ITS en la población usuaria de drogas a  través de estrategias de reducción de daños.

Ambos hicieron la propuesta en el acto de presentación del Proyecto Puertas Abiertas, donde revelaron que los adictos no cuentan con servicios de salud.

“La ley vigente sobre drogas y sustancias controladas, 50-88 responde a la lógica de imposición del más fuerte sobre el más débil, y parte de una visión completamente represiva”, indicaron.

Dijeron que la prohibición no ha impedido que haya más adictos en el país y que se hayan enriquecido algunas personas.

“Proponemos derogar las penas por simple posesión establecidas en el articulo 75 de la Ley de Drogas, entendiendo que los adictos deben ser tratados médicamente, no acosados para poder sentar las bases de la solución”, sostuvieron.

En opinión de las instituciones, la adicción debe ser tratada como un problema sanitario y de salud mental, y ser abordada por el Ministerio de Salud Pública en sus instancias correspondientes.

Reiteraron que la persecución de los consumidores de drogas no ha tenido un impacto positivo en la reducción de esa problemática. “Estamos presenciando la ineficacia de la represión como instrumento para el control del consumo”, advirtieron.

Indicaron que según estimaciones recientes, en la República Dominicana hay más de 100 mil personas que consumen drogas.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.