La estigmatización hacia las personas que usan drogas es considerada como una gran barrera para el cuidado relacionado con el uso de sustancias. Estudios demuestran que el estigma generado alrededor del uso de drogas se asocia con el deterioro en la calidad de vida, las dificultades de reinserción social, el desempleo, los problemas de vivienda, los índices bajos en la recuperación y adhesión al tratamiento, así como el aplazamiento en la búsqueda de ayuda. Por tanto, en algunos casos, la estigmatización puede ser una condición perjudicial, inclusive más que el propio consumo de sustancias.

El consumo de drogas es una de las condiciones más estigmatizadas por parte de la población en general, incluso por los propios usuarios y también por los profesionales del sector salud. El presente material tiene como objetivo proporcionar información que incentiva a los profesionales a la reflexión, permitiéndoles pensar y crear prácticas y cuidados para los usuarios de sustancias psicoactivas, con el fin de lograr mejores resultados en el día a día.

También se discute cómo los usuarios muchas veces asumen las características negativas que le son atribuidas al consumo (estigma internalizado), y se muestran enfoques para modificar este tipo de situaciones con el apoyo de los profesionales del área de la salud.