Este documento pone en evidencia la des-proporcionalidad de los delitos relacionados con drogas en siete países de América Latina.

A pesar de tratarse de conductas punibles que no generan un daño directo y concreto en terceras personas, el estudio evolutivo de las leyes penales de drogas desde 1950 hasta la actualidad, demuestra que existe una tendencia regional hacia la maximización del uso del derecho penal que se refleja en:

  1. el incremento desmedido de las conductas de drogas penalizadas,
  2. el crecimiento exponencial de las penas con las que se les castiga, y
  3. la incomprensible tendencia a castigar con mayor severidad los delitos de drogas que delitos de una gravedad mucho más evidente como el homicidio, el acceso carnal violento y el hurto con violencia sobre las personas.

Se concluye entonces la existencia de una “adicción punitiva” por parte de los Estados latinoamericanos, pues a pesar de encontrar cada vez menores beneficios, se opta por incrementar de más en más la dosis de punitivismo característica de la guerra contra las drogas.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.