Para aportar una mirada de totalidad sobre las drogas, desde una perspectiva libre de prejuicios y cercana a los jóvenes, el Ministerio de Educación de la Nación distribuirá en todo el país el libro "Prevención del Consumo Problemático de Drogas, un enfoque educativo", cuya autora es la especialista Graciela Touzé, presidenta de la asociación civil Intercambios.
 
(Buenos Aires, 2 de julio de 2010). “Para lograr políticas de prevención efectivas hace falta cambiar la perspectiva. En la actualidad se toma a la droga como un ‘mal extraño’ y se busca identificarlo, aislarlo, destruirlo, en vez de analizar la complejidad social, sus injusticias y la ausencia de perspectivas”, señaló Graciela Touzé, docente e investigadora de la UBA y Presidenta de Intercambios Asociación Civil, autora del libro "Prevención del Consumo Problemático de Drogas, un enfoque educativo", que será distribuido entre los docentes de las escuelas de todo el país en el marco del Programa Nacional de Educación y Prevención de las Adicciones y el Consumo Indebido de Drogas, dependiente del Ministerio de Educación de la Nación.
 
El libro se presentó en el marco del Primer Encuentro Federal sobre la Prevención en el Ámbito Educativo del Consumo Problemático de Sustancias Legales e Ilegales, que se realizó el pasado 30 de junio en el Palacio Sarmiento, con la participación del ministro de Educación Alberto Sileoni, la subsecretaria de Equidad y Calidad Educativa, Mara Brawer, y la funcionaria Mónica Cuñarro, titular de la comisión que coordina las políticas de drogas en el país.
 
La asociación civil Intercambios, organización no gubernamental que desde el año 1995 trabaja en políticas sanitarias, acceso a la salud y reducción de daños ha realizado numerosas publicaciones e investigaciones sobre el tema.  Al referirse al libro que se utilizará en las escuelas, Touzé señaló que, si bien se suele hablar de la necesidad de escuchar a los chicos, es imprescindible “hacerlo en serio, porque muchos aún creen que la prevención es ir a hablar con los chicos, pero lo fundamental es escucharlos y pensar el tema desde una lógica educativa, no como delito, vicio o enfermedad”.
 
Según la autora, “se avanzó mucho en estos años, porque antes se expulsaba a los alumnos que consumían alguna droga y ahora los lineamientos apuntan a retenerlo, a charlar y ayudarlo”.
 
"Prevención del Consumo Problemático de Drogas, un enfoque educativo" será distribuido en los establecimientos educativos junto a otros materiales de apoyo, con el objetivo de apuntalar la tarea de los docentes. El Programa se complementa con otras líneas de acción, tales como el acompañamiento y la contención de los alumnos, el trabajo en conjunto con otros ministerios y la capacitación docente presencial y virtual, con la colaboración de UNICEF y del Instituto Gino Germani de la UBA.