El 1 de febrero de 2010, Jonathan Lucas fue nombrado nuevo Secretario de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE o Junta) y jefe del Secretariado de la JIFE. El Secretariado tiene un papel importante de ayuda a la Junta en el ejercicio de sus funciones relacionadas con los tratados y opera como una ‘entidad administrativa’ de la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito ONUDD en Viena.

El IDPC ha identificado importantes áreas que son motivo de preocupación sobre las que desearía llamar la atención del nuevo Secretario. Entre éstas: la falta de objetividad de la JIFE respecto a opciones alternativas de políticas de drogas de los Estados miembro y su negativa a estimular un debate abierto y constructivo sobre políticas de drogas entre la Junta, los Estados miembro, cuerpos relevantes de la ONU, sociedad civil y ONG; la necesidad de un enfoque equilibrado en el trabajo de la JIFE sobre políticas de drogas; la necesidad de una gama más diversa de conocimientos entre los miembros de la JIFE; la falta de transparencia de las operaciones de la Junta; la necesidad de aumentar el compromiso con la sociedad civil para asegurar el cumplimiento de las funciones de la Junta; y la necesidad de una actitud más pro-activa para seguir el funcionamiento de la Junta dentro de su mandato, y estimular un proceso de modernización de su rol acorde con prácticas establecidas en la ONU.