El Consejo de Derechos Humanos de la ONU ha adoptado la Resolución A/HRC/12/L.24 sobre la protección de los derechos humanos en el contexto del VIH y el SIDA, que reconoce ‘la necesidad de que el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre elVIH/SIDA amplíe y fortalezca considerablemente su colaboración con los gobiernos nacionales y trabaje con todos los grupos de la sociedad civil para subsanar las deficiencias en el acceso a los servicios para los usuarios de drogas inyectables en todos los contextos, incluidas las cárceles, elaborar modelos integrales para la prestación de servicios adecuados a los usuarios de esas drogas, hacer frente al problema de la estigmatización y la discriminación, y apoyar el aumento de la capacidad y los recursos para la prestación de un conjunto de servicios a los usuarios de drogas inyectables, entre ellos programas de reducción de daños en relación con el VIH’. Human Rights Watch y la Asociación Internacional de Reducción de Daños (IHRA) han emitido una declaración conjunta sobre esta resolución en que elogian los esfuerzos del Consejo de Derechos Humanos y lo exhortan a seguir trabajando para garantizar mayores salvaguardias contra los abusos de los derechos humanos en el ámbito de los análisis para la detección del VIH y el asesoramiento; la eliminación de barreras innecesarias para acceder a analgésicos; y la debida atención a las dificultades a las que se enfrentan poblaciones marginalizadas como los consumidores de estupefacientes.