En Afganistán y Birmania combinados, 4,3 millones de personas participan directamente en la economía del opio. Muchos más son indirectamente dependientes de los ingresos generados por el mercado ilícito…