Recientemente se publicó una investigación realizada por el Gobierno colombiano sobre los niveles de pureza y los tipos de adulterantes con los que se está rindiendo la cocaína. De una muestra de tres ciudades colombianas se descubrió que más del 60% de la cocaína que se consume en Colombia no es de hecho cocaína, sino pasta base de cocaína. De igual modo, en lo que refiere a otras sustancias tales como el LSD y el MDMA, usuarios en distintos lugares del país han informado de sustancias adulteradas que generan efectos adversos y daños a la salud.

Reconociendo que esta situación, la adulteración de las sustancias psicoactivas, es inherente al régimen prohibicionista, distintas organizaciones de la sociedad civil alrededor del mundo han buscado, desde un enfoque de reducción de riesgos y mitigación del daño, generar estrategias que busquen proteger a los usuarios ya no de los riesgos asociados a las sustancias, sino de las problemáticas asociadas al consumo de sustancias adulteradas. Es en esa línea que los servicios de análisis de sustancias psicoactivas cobran vigencia como herramientas que permiten una intervención in situ que brinde información de manera inmediata a usuarios que busquen información sobre si lo que compraron en el mercado negro sí es lo que se les dijo que era.

Dado todo lo anterior, desde el proyecto de reducción de riesgo en espacios de fiesta Échele Cabeza cuando se dé en la cabeza, la corporación Acción Técnica Social está orgullosa en presentar a organizaciones aliadas, usuarios de sustancias, agentes de gobierno interesados, nuestro nuevo servicio de análisis de sustancias. A finales del año pasado, respaldados por la organización española Energy Control, ATS ha venido avanzando en los detalles relacionados con la puesta a punto de un nuevo servicio importante y necesario para la protección de la integridad y la salud de los usuarios de sustancias psicoactivas de la ciudad de Bogotá.

Actualmente el servicio de análisis de sustancias de ATS está diseñado como laboratorio móvil para ser usado en fiestas y eventos en los que hay consumo de sustancias psicoactivas ilegales tales como 2CB, MDMA, anfetaminas y cocaína. Se ofrece información sobre si la sustancia es o no es lo que el consumidor cree que compró y si tiene o no adulterantes, y en caso de que así sea, se da la información pertinente para evitar riesgos por parte de los usuarios.

Échele Cabeza cuando se dé en la cabeza es una iniciativa apoyada por el Ministerio de la Protección Social, y actualmente hemos establecido un convenio con el Gobierno Nacional para apoyar con información de campo lo relativo a alertas tempranas relacionadas con nuevas sustancias o nuevos adulterantes en las calles colombianas. Justamente la semana pasada [esto será publicado la próxima] se publicó la primera alerta informativa que confirma en el LSD vendido en Colombia, sustancias adulteradas que han sido encontradas en otros países, tales como el compuesto 25I-NBEOMe (2CI) identificado por el equipo de Energy Control.

Consideramos importante esta relación con el Gobierno Nacional en la medida de que esto permite que los esfuerzos en proteger la salud de los usuarios pueden tener más eco y mayor alcance. De igual forma consideramos que el Gobierno de Colombia avance en el apoyo y promoción de estrategias visionarias y que se han mostrado exitosas en contextos similares al colombiano. A futuro esperamos poder implementar un servicio en el que las personas puedan dejar sus sustancias y tras un determinado lapso de tiempo, poder revisar en una página web que habilitaremos qué era la sustancia que dejó para analizar. De igual forma aspiramos a que antes de finalizar el próximo semestre podamos hacer una gran jornada de recolección de muestras (las sustancias están por definir) en la ciudad de Bogotá para intentar hacer un muestreo pormenorizado de lo que se consume en la ciudad

Le apostamos al internacionalismo, tan importante en estos tiempos en que se globaliza lo malo y lo bueno, para poner a disposición de las organizaciones aliadas la información que vayamos recopilando. Consideramos sumamente importante poder compartir datos sobre tendencias y naturalezas de las sustancias con el fin de poder prestar un mejor servicio en la protección de los ciudadanos que usan sustancias psicoactivas.

Seguimos avanzando en la construcción de sociedades más justas, más abiertas y más libres.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.