La Paz, 28 de agosto de 2020 (Naciones Unidas).- Para descongestionar el hacinamiento en los recintos penitenciarios de mujeres en Bolivia, es recomendable que se incorpore el enfoque de género en la justicia penal, así como en el indulto y la amnistía, entre otras medidas destinadas a proteger a las privadas de libertad, cuya situación de vulnerabilidad se incrementó debido a la pandemia por el COVID-19.

Susana Saavedra, directora de la Fundación Construir, Karina Cuba, especialista en derecho penal y en representación del colectivo Por Mi Vida, y Patricia Chulver, directora de la Fundación Acción Semilla, y la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por su nombre en inglés) expresaron su preocupación por la omisión de la perspectiva de género en las medidas destinadas a mitigar la incidencia del COVID-19 en las cárceles del país.

En el podcast organizado por la Fundación Acción Semilla, las especialistas coincidieron en manifestar que la pandemia profundizó la situación de vulnerabilidad de las mujeres privadas de libertad y que las medidas que se asuman deben estar de acuerdo con las Reglas de las Naciones Unidas para el tratamiento de las reclusas y medidas no privativas de la libertad para las mujeres delincuentes (Reglas de Bangkok).