Por Redacción / La Vanguardia

Barcelona, 6 abr (EFE).- El equipamiento de la ciudad de Barcelona activado para alojar durante el confinamiento por el Covid-19 a personas sin hogar con alcoholismo u otras adicciones ya está al 50% de su capacidad, 70 plazas, según la Associació Benestar i Desenvolupament (ABD), que lo gestiona.

El servicio, pionero en la ciudad, se presta desde el pasado viernes en un espacio cedido por la Fundación Pere Tarrés y es un recurso de titularidad del Ayuntamiento de Barcelona y la Agencia de Salud pública de Barcelona (ASPB) para la reducción de daños para personas consumidoras de drogas y alcohol.

El equipamiento habilitado por el Ayuntamiento de Barcelona está adaptado a las necesidades de este colectivo y su finalidad es garantizar que la persona usuaria de drogas que no tenga hogar disponga de una opción de confinamiento como la población general durante el estado de la alarma decretado por Covid-19,

En un comunicado, ABD ha subrayado que ha dotado al recurso de profesionales con formación y experiencia amplia en la atención a personas que consumen drogas en situación de alta vulnerabilidad que provienen del CAS Baluard, espacio de la ASPB que también está gestionado por ABD. EFE.