Los retos legales y sociales que enfrentan las mujeres que consumen drogas en Ucrania, incluyendo aquellas que viven con el VIH, tienen un impacto negativo sobre su salud y la de sus hijos no nacidos.