by Caitlin Fitzgerald - traducido por Alicia Cristina Gallardo

La muy anunciada regulación de las nuevas sustancias psicoactivas (New Psychoactive Substances - NPS - por sus siglas en Inglés) de Nueva Zelanda parece estar en un punto muerto después de su introducción hace tres años, esto plantea la pregunta: ¿Qué salió mal?

La Ley de Sustancias Psicoactivas del año 2013 (PSA) trató de introducir un sistema completo de regulación para las nuevas sustancias psicoactivas (NPS) y tomar el control de lo que era un floreciente mercado de estos fármacos.

La Ley de Sustancias Psicoactivas (PSA) - el primer intento de su clase para llevar a las NPS al mercado lícito - otorga responsabilidad a los fabricantes de demostrar que sus productos representan un bajo riesgo de daño. Sólo una vez que esto sea demostrado se tendrá un medicamento que podrá obtener una licencia para su venta.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas. 

Thumbnail: Flickr CC Wikipedia