Desde que Rafael Correa llegó al poder en 2007, Ecuador se convirtió en el país que más redujo la desigualdad en América Latina, el índice Gini [que mide la desigualdad siendo 0 la igualdad perfecta y 100 la completa desigualdad] se redujo 8 puntos porcentuales entre 2007 y 2011 –de 54,3 a 46,2–, llegando a los menores niveles de desigualdad del país desde que se registran estos datos. La base de estos cambios ha sido la construcción de un modelo de Estado eficiente, sobre todo en lo concerniente a la inversión en infraestructuras públicas, recuperando la política como administración del Estado, en oposición al planteamiento neoliberal.    

En lo referente a la política criminal también ha habido transformaciones. En un primer momento, se produjo la incorporación de los principios garantistas de la Constitución de 2008 al Anteproyecto del Código Penal: se realizaron, entre otros, cambios tendentes a la descriminalización de ciertos delitos, sobre todo relacionados con el microtráfico. Sin embargo, a partir de 2010 hubo un giro repentino, y desde entonces, se comenzó a construir una política criminal de corte punitivo, que rompía la línea garantista. Se pueden establecer dos etapas, a los que Jorge Vicente Paladines llama 'Estado de garantías' –2007 a 2009–, y 'Estado de policía' –2010 en adelante–

Leer el artículo completo.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas. 

Thumbnail: Flickr CC Matthias Müller