Brasil abrió este mes el debate sobre a despenalización del consumo y posesión de algunas drogas, como la marihuana o la cocaína. Con retraso respecto a los países vecinos, el gigante sudamericano entra en una discusión global al juzgar en la Corte Suprema el caso de un hombre condenado por transportar tres gramos de marihuana en 2009. La ley brasileña actual trata la tenencia o consumo de drogas como un delito, aunque en pequeña cantidad contempla penas alternativas, como prestación de servicios a la comunidad.

La Defensoría Pública del Estado de São Paulo, que representa al acusado, cuestionó frente a la Justicia la constitucionalidad de la ley. Esta demanda empezó a ser debatida el miércoles en el Supremo, con la presencia de decenas de especialistas, juristas y médicos.

Leer el artículo completo.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.