Permitir la siembra de hasta 15.000 hectáreas de cocales en zonas tradicionales es la nueva propuesta que Felipe Cáceres, viceministro de Defensa Social, maneja para la redacción de una nueva ley de la hoja.

"En el país no se requieren más de 20.000 hectáreas. La nueva política de lucha contra el narcotráfico y la revaloración de la hoja de coca, la producción, la comercialización y su industrialización deben ser regidas mediante una ley, norma que será consensuada con productores y organizaciones sociales".

La Ley 1008 –que se pretende modificar en la próxima gestión legislativa– delimita sólo 12.000 hectáreas de cultivos legales de coca.

"De acuerdo con los análisis que han realizado los organismos internacionales y un estudio integral y en las zonas permitidas, se ha señalado que el país se requieren 14.700 hectáreas de hoja de coca, por eso se ha redondeado a 15.000 hectáreas, cantidad que sí o sí deben existir en Bolivia para fomentar nuestra cultura y la industrialización del producto".

Cáceres señaló que estos informes fueron elaborados por la Unión Europea (UE) y la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (ONUDD), dos entidades que calcularon los datos con base en un trabajo académico y científico.

Cáceres agregó que "en Bolivia no habrá libre cultivo de coca, solamente coca de acuerdo con los resultados de ese estudio integral y en las zonas permitidas, la zona tradicional de los Yungas, que está delimitada, las seis federaciones del trópico de Cochabamba y una parte de las poblaciones de Apolo y Caranavi".

Leer el artículo completo.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.