El fiscal general de Ecuador, Galo Chiriboga (izq.), y el fiscal general de la Nación, Eduardo Montealegre (centro), se reunieron en Medellín

Delitos como la trata de personas, el narcotráfico y el tráfico de armas e, incluso, delitos conexos como el lavado de activos serían juzgados por la Corte Penal de Unasur, en cuya creación trabajan los 11 países que hoy integran esa comunidad de naciones.

El fiscal general de la Nación, Eduardo Montealegre, explicó que la idea es que ese tribunal regional, “con el apoyo de los países de la zona, investigue, juzgue y castigue a quienes cometan ciertos crímenes transnacionales que afectan a la región”.

Montealegre explicó que ese tipo de delitos no se cometen en un solo país y que hay detectadas poderosas organizaciones criminales con presencia en todo el continente. “La criminalidad de hoy traspasa fronteras, lo cual requiere que, para luchar contra ella, se cambie de perspectiva y se establezcan nuevos mecanismos de cooperación que permitan perseguir la delincuencia transnacional”, dijo a EL TIEMPO.

La creación de la Corte ya ha sido consultada con los países miembros de Unasur, y en una reciente reunión de Montealegre y el fiscal general de Ecuador, Galo Alfredo Chiriboga Zambrano en Medellín, se acordó promover un encuentro de los jefes de los organismos de investigación de la zona para empezar a concretar aspectos como la financiación del tribunal.

Por ahora se programó la instalación de una mesa técnica, que antes de dos meses tendrá que entregar un borrador de cómo funcionaría la corte y que sería presentado antes de terminar el año al pleno de Unasur. La idea es que entre a regir el próximo año.

Leer el artículo completo.

Suscríbase a las Alertas mensuales del IDPC para recibir información sobre cuestiones relacionadas con políticas sobre drogas.